Bg

 

Hace un año, siguiendo a unos amigos tomamos la decisión con la Bea de subirnos a esta gran aventura, el  Ironman de Sudafrica sin dimensionar la lejanía del país  y habiendo olvidado lo difícil que resultaría la preparación para este gran desafío, entrenamientos extremadamente largos, invirtiendo mucho tiempo y dejando de lado a la familia, pero me lancé. Los fines de semana muy cansadores y eternos, pero se hacían llevaderos junto a mis amigos Alejandro, Jorge Denis, Carlos, Juan Felipe, Ignacio, Daniel, Ale y Rodrigo, donde si bien éstos últimos no viajaban con nosotros sino que a Brasil, el compañerismo y unión de este equipo fue muy importante para fortalecernos entre todos y seguir avanzando día a día con ganas y mucha fuerza.

Parte de este proceso era correr en Pucón y como no me fue bien (tiempo) pensé….”Caco vas a hacer el loco en Sudafrica”, pero aún así ya estaba tomada la decisió, tenía que lograrlo. El entreno era largo, cansador y de no ser por mis compañeros seguro no habría entrenado tan duro y por otro lado no podía defraudar a la Bea, que me decía siempre, “Caco acuérdate que mi regalo de cumpleaños no es el tiempo….sino que llegues feliz a la meta” ya que un día antes de la carrera estaba de cumpleaños, pero todo se dio en preparación y tiempos.

Llego el día de partir a Sudafrica donde  viajamos con Alejandro, María (su señora) y Jorge, grandes compañeros de viaje. Llegando a Port Elizabeth comenzamos con el armado de las bicicletas, entrenamos en el mar todos los días, lo que me permitió familiarizarme con la temperatura del agua y con los puntos de referencia…..lo bueno de este entreno era el “tremendo” desayuno que teníamos en el hotel a la vuelta.  También reconocimos el circuito de la bicicleta y el detalle importante era el viento que podíamos tener a la orilla de la costa y finalmente revisar el circuito de trote, que además nos permitió  bajar la ansiedad.

El día de la carrera llego y la verdad es que tenia algunas dudas en la bicicleta, pero ya no era mucho lo que se podía hacer, sin embargo en el minuto de la largada había muy buena música y en el tumulto de gente, estaban La Bea con María y Fernando (papá de Jorge)  que me dieron confianza y calma para comenzar mi carrera. Dieron la largada y me meto al agua,  la natación bien movida, tal como lo indico Marc en sus pronósticos y para peor,  termine nadando  4,2 k un poco perdido y con mi reloj con errores lo que me hizo perder mi estimación de tiempos, pero no importa era recién mi primera etapa….faltaba mucho. Me subo a la bici esperando el viento que según las estimaciones de Marc debíamos tener a la orilla de la costa y así fue, el ritmo de pedaleo bajo de manera brusca, pero era un dato y había que terminar de la mejor manera sin desgastar las piernas, con viento y todo se dio la proyección del tiempo en la bici, con algunos calambres pero bien para comenzar la última etapa,  la maratón.

Comencé a correr y me sentí muy cómodo lo que me permitió ir  a un ritmo que no imagine, me sentía impecable, aproveché todos los puestos de hidratación sin perder el ritmo. Además en cada pasada cerca de la meta estaba la Bea, María y Fernando que  como locos me mostraban la bandera chilena y me gritaban “dale Caco” lo que me hizo en varias vueltas acercarme y

 

, abrazarlos y repartirles besos lo que me hizo tener aun más fuerzas y ánimo para seguir, ya que sabía que en la próxima vuelta estarían nuevamente allí. Realmente me sentí un rockstar por un día, todo estaba resultando muy bien, tal como lo había programado, esperé incluso  la muralla del kilometro 30 que por suerte no  llego, algunas puntadas en lo gemelos pero seguía corriendo muy comodo.

Como no tenía el tiempo acumulado en mi reloj no sabia si bajaría las 12 hors, que era mi objetivo, asi que pensé….”a correr Pato Yañez” y a darle con todo no más!

 Llegue al kilometro 40 y dije “esto ya se acaba” y se me vino a la mente  LA BEA que había estado de cumpleaños y tenía que cumplir con la promesa de llegar y qué mejor que bajo las 12 horas que hasta ese minuto no sabía si lo lograría. Finalmente llegué a los últimos metros y la Bea me grita….”Caco, vas a llegar en menos de 12 hrs, apúrate”….le puse con todo y comienzo a escuchar….”you are an ironman” y dije lista la pega  y justo cuando empiezo a detenerme ya pasada la meta escucho un grito y era La Bea nuevamente que me decía…..”Caco, mira el tiempo….y en ese momento miro el reloj que marcaba las 11:58:20 hrs……y dije lo hice!!! A los minutos salgo a buscarla y la abrazo emocionado hasta las lágrimas, porque fue un largo y duro proceso que sin su compañía y apoyo no habría sido posible.

Una vez más gracias a la Bea mi gran amor,  gracias a David el coach,  a Alejandro que me dio muy buenos consejos, a Jorge que nos ayudaba con su disciplina día a día y a los ironman de Floripa Denis, Daniel, Ignacio, Carlos, Juan Felipe, Rodrigo y a Ale por la compañía y preocupación al igual que todos los compañeros del Brain Team que estuvieron pendientes en línea y que con sus mensajes y chistes nos relajaban muchísimo!……..gracias totales. IronCaco x 2

  • Mitsubishi Motors
  • El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

    Obtener Adobe Flash Player

  • Orca Chile
  • TRI Energy Drink