Bg

Son parte del grupo de triatletas del Club que más veces ha encarado ésta competencia, los cuales pese a su vasta experiencia en ella, aún saben que les puede deparar sorpresas, y que la única receta, que no está 100 por ciento comprobada, es ceñirse al entrenamiento realizado durante el año.

Hugo Ovando ha participado en 8 versiones del Ironman de Pucón y lo que principalmente lo motiva a ir año tras año a ésta bella ciudad, desde el 2003, , es precisamente el encanto que otorga el marco del evento. “Pucón fue mi primer 70.3, es la carrera de más relevancia en Chile, aunque el Triatlón Piedra Roja, le pisa los talones.  Además, es lugar es el donde más me gusta para pasar mis vacaciones”.

Por su parte, Juan Ovalle, encuentra la motivación de volver versión tras versión a las tierras de la provincia de Cautín, en lo que muchos podrían sentir es la definición de un triatleta. Siempre digo que el triatlón es una enfermedad grave, adictiva,  incurable y contagiosa. Si a esto le sumamos un lugar espectacular, un circuito desafiante, una excelente organización, una ciudad preciosa y entretenida, un lote de amigos que corren contigo,  y la oportunidad de correr con algunos de los mejores triatletas del mundo, esto hace que uno vuelva todos los años. Además, hay que volver a desafiar a la península y ver si uno es capaz de superarla”.

Ambos coinciden en que los cambios que se han presentado el evento han sido para mejor. Muchos más participantes, mayor presencia de deportistas extranjeros, la organización mejora año tras año. Pero también hay consenso en que la versión del 2011 fue la más dura y complicada de enfrentar, la lluvia, el viento y el granizo, causaron estragos en el físico y mente de todos, donde la fortaleza, precisamente del último factor, fue el que marco la diferencia.

Pero todas esas actuaciones en el Ironman de Pucón de estos exponentes de la “Fuerza Naranja”, no han dejado solamente, cansancio, deshidratación, hipotermias, donde más han ganado ha sido en experiencia y fortaleza, la cual se transmite a los que van por primera vez a un Ironman. “Lo más importante es recordar que Pucón es una carrera dura, alguna vez escuché a Juan Arrásate decir que era similar a un Ironman plano en el nivel de esfuerzo. Muchas veces me he encontrado diciendo lo mismo al terminar, uno tiende a olvidar lo duro del circuito, el ciclismo tiene harta subida y la península para qué decir. Segundo, las condiciones de la carrera varían mucho dependiendo del clima en el sur, hay que prepararse para todo escenario, el año 2011 fue extremo en ese sentido”, recalcó Ovando.

Similar apreciación tiene Juan Ovalle, en todas las carreras uno aprende algo nuevo, desde donde partir para nadar más tranquilo, como dosificar la alimentación, la hidratación, etc, pero lo más importante es que no importa cuánto hayas entrenado! cómo te sientas, las condiciones climáticas, a la meta se llega igual, aunque sea gateando!”, subrayó Ovalle.

Pero los momentos difíciles no solamente alcanzaron su punto álgido en la versión del año pasado, hay instancias en la carrera que pueden llegar a ser verdaderas torturas para los competidores. Este fue el caso de Ovalle en su segunda vez que corrió el Ironman de Pucón, recuerdo que la segunda vez que corrí en Pucón me deshidrate a tal grado que no recuerdo cómo corrí los últimos 3 kms. Sólo recuerdo cuando cruce la meta,  y de ahí derecho al suero”.

Correr un Ironman 70.3 siempre requiere de planificación, estrategia en la cual coinciden tanto Ovalle como Ovando. Hugo relata cuál es, según él, la mejor manera de dar frente a ésta competencia. Al igual que todos los años, la carrera es el resumen de lo entrenado, el mejor plan para Pucón es cumplir con la agenda de entrenamiento del año y confiar en eso durante la carrera. En mi caso, la agenda de este año no fue muy ordenada, por tanto supongo que cumpliendo un 80% debería esperar un rendimiento del 80%, así es la cosa nomás. Lo otro es seguir el plan de carrera, el exceso de entusiasmo en la bici es terrible en Pucón”.

Pero Juan Ovalle agrega una pisca de picardía al plan y se propuso su propio objetivo, ningún plan especifico, sólo pasarlo bien, hacer un buen trote en la península y llegar a la meta antes que  Rafa Silva”, interesante duelo el que ha puesto sobre la meza.

Hugo Ovando consiguió la clasificación para el Mundial de Ironman en Las Vegas el año pasado. Para ésta versión del 2012, sus aspiraciones no son tan altas, pero aún tiene la esperanza que algo pueda ocurrir, para así volver a tierras norteamericanas. “Clasifiqué el año anterior y dudo que se repita este año por el menor entrenamiento, pero siempre queda la suerte”.

 

  • Mitsubishi Motors
  • El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

    Obtener Adobe Flash Player

  • Orca Chile
  • TRI Energy Drink