Bg

La historia del IM de Brasil comenzó aproximadamente hace 3 años. En Abril del 2011 estuve  imposibilitado de correr por una lesión sufrida tras la maratón de Santiago. Para mantenerme activo comencé a hacer ciclismo (MTB) y a nadar en el lago Natri cercano a Quellón aquí en Chiloé. Mientras me recuperaba y casi sin darme cuenta las distancias y los tiempos que dedicaba a estas disciplinas fueron aumentando así como también mi agrado y satisfacción al practicarlos. Fue así que una vez recuperado decidí lanzarme a la aventura y la locura de practicar triatlón aquí en Chiloé. El Primer objetivo fue correr el IM 70.3 de Pucón del 2013, una carrera durísima que me dio el incentivo para participar en muchas otras y trazarme el sueño de correr el IM de Brasil para el siguiente año. Carrera que comencé a preparar en Enero del 2014 tras finalizar de muy buena forma mi segundo IM 70.3 de Pucón.

Un IM no se corre solo, para ello necesitas del apoyo de tu familia, amigos y compañeros de trabajo. Sin el apoyo de ellos hubiese sido imposible mantener la motivación y el sueño intactos tras meses de duros y largos entrenamientos, levantadas temprano y fines de semana sin poder compartir con los tuyos. Un detalle no menor es que donde vivo no hay piscina y el clima hace casi imposible la práctica del ciclismo en ruta. Por lo que la natación la hice en la piscina del polideportivo de Castro 2 veces por semana ( a 2 horas de viaje) y nadando amarrado en una piscina armable en mi casa. La bici Ufff,  hasta 6 horas arriba del rodillo me mandé en los largos de fin de semana. Es por esto que l¿a llegada a la meta no es más que el fin de un proceso y un reconocimiento a la dedicación, disciplina y esfuerzo. Ya que como dice un viejo refrán deportivo “Las medallas se cuelgan en las competencias pero se ganan en los entrenamientos y en el trabajo diario”.

La semana de la carrera ya el hecho de estar en Brasil viviendo un IM era un sueño hecho realidad. En Jureré (Florianópolis) se percibe, se respira y se vive el IM días antes de la largada. Puedes ver triatletas corriendo, otros reconociendo el circuito de ciclismo, mucha publicidad sobre la carrera y sobre todo sentir la hospitalidad de la gente con los competidores. Sumado a esto está la excelente organización del evento que en todo momento te hacen sentir tranquilo y protagonista de lo que está sucediendo.

El día de la carrera, desayuno a las 04:00 Am para luego partir al parque cerrado a revisar y afinar los últimos detalles en la bici y el equipo que utilizaré durante la carrera los cuales había entregado el día anterior. Todavía oscuro luego de revisar las bolsas de transición por ultima vez e instalar los zapatos en la bici, me dirijo caminando junto a un mar de cuerpos ciertos de negro hacia el punto de largada.   A las 07:00 en punto en una playa repleta de gente y con los primeros rayos de sol, suena la sirena que da por comenzada la carrera para la cual me preparé por tanto tiempo.

La natación fue muy trabada hasta llegar a la primera boya  debido a que todos largamos al mismo tiempo. 3 patadas en la cabeza, una de las cuales me sacó los lentes pusieron a prueba mi ansiedad y temor que siempre he tenido a esta etapa de las carreras. Luego de acomodarme los lentes y esperar que se me pasara un poco el mareo que me dejó el regalo del triatleta karateka, retomo el nado a un ritmo mas bajo del planificado y mas abierto del grupo para poder nadar más tranquilo. Después de 1 hora :10 min salgo del agua sin mayores problemas que ya el relatado y me dirijo al parque cerrado focalizándome en lo que haré ahora arriba de la bici. Hago una T1 un poco lenta, asegurándome de llevar todo lo necesario para la bici y comienzo a trabajar de acuerdo a lo planificado (cadencia sobre 80 rpm, pulsaciones bajo 135 ) pero algo no me cuadraba, estaba rodando 2 a 3 km/h mas rápido que en los entrenamientos. Dado que me sentía cómodo decidí mantener el ritmo y apegarme al plan de alimentación. El primer giro lo hago bajo las 3 horas y noto que estoy fuerte como para meterle un poco más en el segundo siempre teniendo en cuenta el guardar combustible para la maratón. Así es como termino los 180 Km en 5 hrs 37 min con la sensación de poder haber rodado incluso un poco más rápido.

Al bajarme de la bici las sensaciones son buenas para comenzar la maratón, por lo que continúo apegado a mi estrategia de correr entre a 6:00 min/Km. Sin duda había que salir vivo del primer giro de 21K, el cual contemplaba la temida subida a Canasvieras. Completado los 30 K y ya caída la noche noto que mi ritmo disminuye pero tengo la certeza de que podré mantenerlo hasta el final.

Fue aquí donde comienzo a visualizar mi llegada, la cual tenía contemplada que en el ultimo Km Felipe Buonocure, un amigo y triatleta  Chileno comenzará a correr junto a mí y me pasará una bandera Chilena para cruzar la meta. No pudo haber sido mejor ¡¡ 4 hrs y 25 min fue el tiempo en la maratón y 11 hrs 28 min el tiempo total, la felicidad y satisfacción son totales. ¡¡ Habia terminado mi primer IM ¡¡ Todo valió la pena ¡

Sólo me queda agradecer a todos aquellos que de alguna manera fueron participes de este logro familia, amigos, colegas y sobre todo a Dios por haberme regalado esta experiencia y de poder darme cuenta que no hay nada imposible si realmente queremos lograrlo ¡

  • Mitsubishi Motors
  • El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

    Obtener Adobe Flash Player

  • Orca Chile
  • TRI Energy Drink