Bg

Por Ernesto Meza:

Estimados, Generalmente los race report nos informan de cumplimiento de metas, sueños realizados, pechos inflados de tanta emoción, pero este no tiene detalle de emociones de metas cumplidas, ni alegrías del sueño cumplido, ya que lamentablemente me fue mal, pienso que en este tipo de pruebas deportivas solo hay dos resultados “ bien o  mal”. Bien, equivale a terminar esta prueba, y mal cuando uno no termina. Independiente de los motivos, errores, y circunstancias.

Desde el día que le puse ok al pago de la inscripción mi Señora Carolina me apoyo al 1000%, así que con el historial clínico, ya asumido y superado, me dispuse a prepararme para cumplir mi sueño, no fue un año fácil, ya que nuevas y antiguas lesiones se iniciaron muy presente, pero siempre estuve dispuesto a  continuar.

Tuvimos la suerte con Carolina de llegar 1 semana antes del día cero, ya con la maleta llena de consejos me dispuse a prepararme. Uno de los consejos y tips que nunca olvidaré fue de un gran amigo IM ( Dennis Arias), que me dijo “Esta fiesta deportiva es absolutamente emotiva, prepárate porque te cambiará la vida”. Y así lo pude comprobar, desde los días previos hasta inclusive el día siguiente a la prueba.

Por fin llegaba el día 19 de mayo de 2012, me atrevo a decir que la ciudad se vuelca en un 90% a las calles a ver estos 2240 locos, que llevan su cuerpo, alma, mente y corazón al límite. Ya desde las 5 am, hay un ambiente muy fuerte.  Yo me sentía muy Tranquilo y cero nervios desde las 4 am que me levanté, mi señora no podía creer lo tranquilo que estaba antes de iniciar la prueba, sobre todo antes de la natación que es lejos mi peor prueba. Recibí los últimos consejos de mis grandes amigos Ed Opazo y Bruno Fritsch. Al momento de encarrilarme para iniciar la natación, a lo lejos pude ver a mi fiel compañera, mi señora, quien estaba muy emocionada era el momento para hacer una pequeña retrospección y recordar en 10 segundos los 5 años de espera para estar en el comienzo de un IM. Comencé la natación y no fue fácil esquivar golpes durante los casi 4 kms, si bien no soy veloz nadando tengo muy buena orientación, así que varios participantes me tomaron al parecer como punto de referencia, sólo me detuve alrededor del km 1 natación, para acomodarme las gafas, producto de los golpes se me corrieron, bajé el ritmo en algunas ocasiones, pero mi foco interno lo tenía al 100%, sabía que la natación fácil no sería, ya que la cantidad de participantes que se detienen por desorientación y los tacos que se formaban en el Woodlands Lake eran parecidos a los de la costanera norte en hora pick, pero mi prueba más débil logré completarla muy bien, mi hombro derecho lesionado me respondió impecable, y el tiempo fue 20 minutos menos de los esperado, 1:39 hrs con una penalización de 10 minutos por nadar con traje, mi tiempo esperado sería de 2:00 hrs, por supuesto cuidando FC, y fuerzas para continuar con un día que sería muy duro. A la salida del agua estaba feliz sentía que ya tenía el 50% de la prueba, y mi señora por supuesto me gritaba con toda emoción y corazón.

Me preparé rápidamente pero tranquilamente, para comenzar los 180 Kms de la bicicleta, con Carolina coordinamos que la llamaría por teléfono en el Km 90 de la prueba ciclística, tiempo estimado en los 90 kms 3 hrs, comencé la bicicleta y me concentre en seguir el plan nutricional que diseñamos con Carlos Jorquera, y respetando los ritmos de Frecuencia cardiaca (FC), y ritmo de cadencia que diseñamos con Pablo Olguín ( mi siquiatra y triatleta con 2 IM en el cuerpo), rodando muy bien, tuve la suerte de pasar a mucha gente, también estuve pedaleando con un competidor de los Elite que había pinchado rueda, y quien conocía Chile por el IM 70.3 de Pucón, me aconsejó que subiera la cuota de pastillas de sal, ya que la temperatura estaría muy dura, poco más adelante por fin pude ver una camiseta del BT, era André Picart, nos animamos mutuamente, él se veía impecable. Al llegar al Km 90, me entregaron mi Special Need , llamé a Carolina y me alertó rápidamente que no estaba respetando el tiempo que habíamos establecido, ya que había completado la primera parte de la bicicleta en 2:20 hrs, me sentía muy bien pero ella rápidamente me puso el cable a tierra. Por lo que decidí apegarme al plan de tiempos en la segunda mitad de la bicicleta. La verdad es que en la bicicleta me sentí muy bien, es mi prueba favorita, a esas alturas la temperatura oscilaba entre 38-41 °C según mi reloj. En los dos últimos puestos de hidratación de la bicicleta hice algo que tenía muy claro que no debía hacer, ya que podría ser un error que pagaría muy caro, probé unas gomitas de carbohidratos que estaban a todo el sol, este alimento solo lo había probado días antes y no precisamente en las condiciones que estaba mi cuerpo (en plena competencia) y en las condiciones que estaba este producto. Nunca tuve cansancio físico y las piernas las tenias bien firmes, con cero calambres al momento de bajar de la bici. Al momento de bajar de la Bici ahí estaba Carolina fotografiándome y alentándome con todo su corazón y antes de ingresar a parque cerrado me sopló que debía sacar el reloj del manillar de la bici.

Fui a prepararme para la maratón y me sentía algo inflamado del estómago, por lo que decido que al primer puesto de hidratación del maratón pasaría al baño, una vez que comencé el maratón me sentía muy bien, hacía mucho calor ( 40° grados marcaba mi polar), pero no me sentía deshidratado, por lo que seguí con el plan de hidratación y alimentación diseñado. Me sentía que terminaría muy bien, no quedaba tanto, solo la maratón y le realizaría cuidando hasta el Km 38-40, para rematar como un elite.

Pero el destino tenía una gran sorpresa para mí, me cobraría el error que cometí al comer ese alimento al final del ciclismo, al llegar al km 8 del maratón me empecé a sentir muy mal del estómago, me detuve ya que tenía muchas ganas de entrar al baño, los voluntarios y cruz roja que está a lo largo de todo el maratón me ayudaron en conseguir un baño, ya que no llegaba al próximo baño del puesto de hidratación más cerca que era a 1 milla, comencé a caminar al baño que me consiguieron y unos metros paré y una gringa de la cruz roja me pregunto si quería vomitar, no alcance a responder y comencé a vomitar muchoooooooo, dos veces. Rápidamente se acercaron dos personas del público uno me ponía agua en la nuca y otro se identificó como médico, este último me preguntó si había comido algo que no estaba acostumbrado, ya que a su parecer esto era causa de algo que comí, ya que no era el típico vomito de deshidratación, me consultaron si continuaba o me retiraba, no dude ni una vez por lo que me puse de pie y acompañado de una ovación de la gente que estaba en ese lugar tomé rumbo nuevamente, traté de recuperar el liquido perdido y sales minerales, en ese momento la temperatura era de 37°C. , avance 1,5 milla me encontré con mi señora, quien me acompañó en bicicleta desde ese momento, le prometí que terminaría, y que pase lo que pase no se preocupara que yo estaría bien, apelé a todo mi foco interno y concentración, fuimos conversando de muchas cosas, como que éramos un equipo, que no quedaba nada, a esas alturas del día la maratón para muchos parecía más peregrinación, la cantidad de participantes caminando era no menor, y el vómito de líquidos al parecer estaba de moda, yo puse cadencia constante, cómoda y firme para el trote, pero en el kilómetro 16 comenzó mi vía crucis, me embargó un frio tremendo, comencé con mucho sueño, en un comienzo las pulsaciones no bajaban de 178 PPM, para minutos después bajar como si nada a 105 PPM, mi señora vio en mi rostro algo de preocupación, a lo que me preguntó varias veces si me sentía bien, en minutos como si nada toda mi ropa estaba empapada, me di cuenta que no sería muy digno mi camino a la meta, me saqué la camiseta del BT, y le dije a Carolina que me la guardara hasta el comienzo de la última milla del maratón, me quedé con una primera capa de verano que uso.

Al pasar el kilómetro 20 mis fuerzas eran menos, pero las piernas las sentía sin problemas, necesité  parar me recosté en el hormigón caliente pero con sombra y fue un alivio, ya que el frío que sentía era terrible, en ese momento le pedí a mi señora si podía buscarme ropa seca, quedamos en que ella me buscaba en el camino, que seguiría, correría 1 milla y caminaría 1 milla, el estómago lo tenía muy inflamado, Carolina fue a buscar lo solicitado, yo me quedé en ese lugar y me puse a dormir, poco veía, por más que trataba de visualizar, no podía ver mucho, de repente empecé a sentir personas que me rodeaban, era la Cruz roja y Eduardo un señor de edad mexicano que era del público, recuerdo que en comienzo me hablaban en inglés, a esas altura no computaba nada en inglés, así que este señor mexicano, se dio cuenta y realizó el trabajo de intérprete, la cruz roja empezó a darle mis signos vitales, y a informarme que estaban llamando a una ambulancia, debían llevar a la carpa media, yo me negué, trate de ponerme de pie, Eduardo me dijo que a 500 mts estaba esperando su familia para darme sopa caliente, pero en el primer intento me fui a tierra, no entendía qué pasaba, las piernas estaban bien pero no lograba mantenerme en pie, Eduardo trataba de explicarme que no debía seguir y él no podía ayudarme a ponerme en pie, pero yo insistía que debía continuar, porque hoy sería un IM, que me quedaba la mitad del maratón, a esas altura llegó Frank un gringo de la organización que estaba con una tablet y que me desafiaba en forma muy dura y enérgica a pararme caminar 5 pasos y firmar un documente para poder continuar la prueba, eximiéndolos a ellos de cualquier responsabilidad y renunciando a la asistencia médica. Fueron en total 4 intentos en ponerme en pie, desde el 2° intento sentía que más personas me pedían que me retira, Eduardo comenzó a conversarme como si fuera su hijo, y pensé que me estaba imaginando o soñando que Eduardo además me pedía llorando que no siguiera. Luego de haber caído 4 veces, me senté y no podía creer que no terminaría, me embargó una pena tremenda en mi pecho, le dije a Frank “ que me retiraba pero con una condición”, a lo que el fríamente respondió que no tenía derecho a condiciones, o me retiraba o continuaba, rápidamente lo interrumpí y le dije que mi condición era esperar a Carolina que debía estar por llegar, él aceptó y me consultó por última vez si continuaba, a lo que respondí que no seguía, en nano segundos me sacaron el chip de la pierna, acto seguido Frank me abrazó muy sentidamente y me dijo “hoy no cruzaste la meta, pero sin lugar a dudas eres un IronMan, gracias por venir y elegir este IM”. En mi cabeza solo sé que no completé la prueba por lo que IM no soy. Al momento que decidí retirar tenia hipotermia con temperatura corporal 33° C, y con pulso muy bajo y presión también, así que me llevaron a la carpa médica y me inyectaron 3 litros de suero mientras me realizaban exámenes y detectaron que mis riñones no estaban trabajando, por lo que me derivaron en forma urgente al Hospital donde me trataron con 20 litros de suero mas sales minerales y otras pócimas. Todo eso duro desde las 18 hrs app. hasta las 3:15 am que me desperté para ir al baño en la habitación del Memorial Hermann Hospital, y con mi señora durmiendo a los pies de la cama en un sillón, todos en el hospital estaban felices de verme en pie, me dieron el alta cerca de las 5 am. Al día siguiente estaba bien muscularmente ya que nunca mi físico sufrió algún calambre o contractura, me visitaron algunos amigos que hice en IM de Texas y el Hotel, el día lunes ya estaba realizando mis entrenamientos regenerativos y con prescripción médica que debía tomar un mínimo de 8 litros de agua diarios más 2 litros de sales minerales. El momento de la decisión del retiro no fue nada fácil, creo que ha sido de las decisiones más duras que he tenido que realizar. Terminé con la espalda rota ya que sufrí unas caídas muy fuertes. Las enseñanzas son muchas en mi primera prueba de largo aliento. Les cuento que hemos decidido volver el próximo año con Carolina y sé que terminaré el próximo IM Texas 2013.

Estuve a 22 kms de alcanzar mi sueño, pero el error fue sólo mío. Nunca les había fallado a mi señora, familia y amigos. Lo increíble y más hermoso, es que ella piensa que soy un IM y su Héroe. Mi familia me dijo que esto era una raya más pal tigre (pucha el tigre rayado).

Ya en Chile, recibí un mail del Memorial Hermann Hospital de Woodlands Texas, con el informe médico y efectivamente fue una infección estomacal, me han solicitado que me realice unos exámenes para chequear el estado de mis riñones.

Anexo a todo lo anterior Carolina vivió su propio IM, ya que estuve cerca de 3 hrs en la carpa medica ( yo pensé que sólo fue 30 minutos), y ella no pudo entrar en ningún momento sólo me vio cuando estaba siendo trasladado al Hospital, y luego ella no pudo ubicarme en algo más de 3 hrs, ya que me habían ingresado con otro nombre al hospital, así que ella parecía pelota de Ping-pong entre el Hospital y la carpa médica ( yo pensaba que la había visto en la ambulancia y minutos después estaba acostada a mis pies en el hospital).

Por último quiero agradecer al equipo médico de medicina del Deporte ( Gilson Dos Santos, Fernando Radice, Ale Martínez, José Rubio, Carlos Jorquera), a Pablo Olguín, y por supuesto a Natalia y Mauro quien siempre han creído en mi.

PD. Los que no han vivido un IM, y alguna vez pueden vivirlo tanto como participante como público, te cambia la vida. Es una fiesta deportiva muy emotiva. Dennis tenías toda la Razón.

  • Mitsubishi Motors
  • El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

    Obtener Adobe Flash Player

  • Orca Chile
  • TRI Energy Drink