Bg

Día de la carrera: sonó el despertador a las 06.20 y salté de la cama. Me preparé desayuno y hice la checklist de mis cosas (olvidando varias). Tomamos el taxi con mi novia y mientras más cerca de Ciudad Empresarial estábamos, más escarcha había.

Listo el trámite del número, llega mi compañera, quién fue especialmente a alentarme, y me pregunta cómo estoy, la respuesta obvia y creo que la de todos : ”gao de frío”. Me dijo todo lo que no debía hacer.

Con el calentamiento general y específico completo, escucho que retrasan la largada por el hielo que había en algunas curvas, con el fin de evitar caídas.

Largada: Hace tiempo no sentía ese nervio que da siempre antes de salir competir. Mis primeros 10k fueron buenos, para mi condición físico-deportiva.

Primera transición: fue rápida, porque no uso fijaciones. Soy ciclista urbano y hasta hace un tiempo, acostumbraba a usar una bici de piñón fijo ó fixie. Según yo, iba a un ritmo que podía mantener por laaaaargo rato, de hecho otro competidor que, iba en una bici pro (yo competí en la rutera de mi polola, talla S) me pregunta: ¿Estás corriendo Sprint? No, Olímpico… por…? Y no dijo nada más.

No sabía exactamente a qué velocidad iba, estimo 34km/h. Como no encontré powergel el día anterior, en mi músculos se comenzó a agotar el glucógeno y por ende el rendimiento. Iba “trabajando” con 3 Señores y luego del km 20, me descolgué porque no aguanté el ritmo.

Segunda transición: fue la más larga de la historia. Gente con banderillas me indicaba que debía bajarme de la bici y entrar a pie al parque cerrado, no se bajarme ni subirme a lo cartero.

Ya en bipedestación inicié el trote tomado de la bici… pero, ups … no podía trotar, tenía los músculos de la pantorrilla contracturadísimos y además no sentía los dedos de los pies. Lo más rápido que pude llegue a dejar la bici y ahí estaba mi novia quién me había dejado un plátano y un cerealbar para que comiera, cosa que obviamente hice, de hecho, le pedí otro cereal’, tome agua. Eve’ me decía: “¿Segundo desayuno?” ahí me acordé que la carrera aun no terminaba, salí al trote y creo que la primera vuelta la hice a ritmo 6’40’’, no podía acelerar, ni por mucho que braceara. En la segunda vuelta re-calenté y pude mejorar, terminando mi primer duatlón en 2h 34’ 02’’.

Siempre supe que es una carrera tremendamente táctica, donde si sales a darle con todo, te fundes, pero ese día lo olvidé. Muchas gracias a Circuito Brain Team, Solo running, Dalma y Evelyn.

Franco Ignacio Guajardo C. Estudiante de Preparador Físico y Entrenador Personal.

  • Mitsubishi Motors
  • El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

    Obtener Adobe Flash Player

  • Orca Chile
  • TRI Energy Drink