Bg

Ironman Cozumel

Pato Vasquez

 

Supongo que para todos aquellos que han corrido un Ironman el primero de ellos es una carrera muy especial, y en mi caso no fue la excepción. Por eso quiero partir mi reporte con un poquito de historia de como llegue aquí.

Cuando joven fui un basquetbolista muy competitivo llegando en mis mejores años llegue a ser uno de los mejores jugadores del país. Sin embargo por algún motivo extraño cuando entré a la universidad dejé el deporte y lentamente, año a año, fui subiendo de peso, hasta que en el año 2004 (tenía 31 años) me convertí en el hombre de la foto.

 

¿Una imagen vale más que mil palabras no? Sin duda no me enorgullece en nada haber llegado a tal punto, sobre todo porque no fue producto de enfermedad o algo externo, sino que simplemente “me dejé estar” durante 12 años. Pero lo que sí me enorgullece fue el proceso que vino después que tuvo su punto cúlmine el domingo pasado (9 años después) cruzando la meta del Ironman, que espero sea el primero de varios.

Este proceso comenzó justamente en 2004 cuando me mudé a Shanghai. Partió con una dieta estricta que combinaba natación y control de calorías y logré bajar 20 kilos en 6 meses. Muy pronto descubrí el placer de trotar fuera del gimnasio y a fines de 2007 corrí la maratón de Shanghai (mi primera carrera).

Como todos ustedes saben, el entrenamiento de maratón es muy duro, especialmente para aquellos con algunos kilos demás. Así fue como descubrí el triatlón que buena parte del entrenamiento es sin impacto, y comencé a competir en el circuito asiático, culminando con mi primer 70.3 en el IM China en 2009. Ese año me mudé a California donde seguí compitiendo en carreras locales, donde especialmente recuerdo Wildflower (el Woodstock del triatlón) en 2010 que la recomiendo como un “must do” para todos mis colegas del BT, pero lo que más me quedó de mi paso por USA fue el ciclismo de ruta que es maravilloso en la zona donde vivía.

En 2011 volví a Chile y me uni al Brain Team, un gran equipo y en el que he hecho muy buenos amigos. He corrido dos veces Pucon y otras carreras menores, pero la más importante de mi vida el IM Cozumel que ha sido la culminación de este largo proceso de 9 años, y que sin el apoyo y compañía del BT nunca habría logrado.

Bueno, a lo importante ahora. La carrera.

Primero que nada como comentario general, me parece que es una carrera fantástica y absolutamente recomendable. Uno siempre puede encontrar detalles a mejorar, pero en mi modesta experiencia creo que el lugar es inmejorable para competir, gran clima, la organización muy buena, y la distancia de Chile bastante razonable. Quizás la única parte complicada es la fecha, pero para aquellos que salen del invierno con buena forma física tienen tiempo suficiente para preparar esta carrera y después relajarse en verano.

Respecto del nado, durante los días previos se cancelaron todos los entrenamientos en la zona de competencia por problemas climáticos y de marejadas inusuales. Yo practiqué un par de veces en la playa del hotel y el mar estaba muy picado. Nada de peces o tortugas pasando por debajo. El clima comenzó a mejorar y el mar a calmarse pero tenía la incertidumbre y el temor de que fueran a cancelar la etapa de nado. No me había sacado la mugre entrenando y viajado a México para que me cortaran parte de la carrera.

Finalmente para el día de la competencia se decidió por modificar el circuito de nado. Había un problema con la corriente que para nadadores muy lentos iba a ser insalvable, entonces la organización decidió llevar a todos los competidores a un hotel que quedaba a 3,1 kilómetros de distancia de T1 y así nadaríamos desde ahí en una sola dirección y con la corriente a nuestro favor. Personalmente no estaba muy contento con la medida pero al menos la etapa de nado no se cancelaba.

El día de la carrera la corriente fue mucho menor de lo esperado, pero el nado fue una delicia, muy tranquilo, en una sola dirección, y la costa a la izquierda que sirvió como buena referencia. La distancia se acortó a 3,1 kilómetros y terminé la etapa en 55 minutos, que era unos 20 minutos menos de mi meta original.

 

La primera transición fue muy lenta, primero porque el área de T1 era muy grande, pero también porque yo soy muy lento en transiciones y otras partes logísticas de la carrera. Aquí tengo mucho espacio para mejorar. Demoré más de 10 minutos.

La etapa de ciclismo fue mucho más dura de lo esperado. Lo ganado “por secretaría” en el nado lo perdí en la bicicleta por el viento. El circuito son 3 vueltas a la isla en forma de triángulo y es totalmente plano. La cara oriental de este triángulo es la que tiene viento en contra que pega muy fuerte ya que va por el borde de la playa sin ninguna protección. Las otras dos caras del triángulo tienen viento a favor, pero lamentablemente son más interiores y la carretera va protegida del viento por bosques o casas, entonces el tiempo perdido por el viento en contra no se recuperaba completamente con el viento a favor.

Una complicación especial fue que producto del viento era imposible controlar la velocidad de carrera. O ibas muy lento o muy rápido, pero nunca a tu promedio. Escuche un par de competidores que se reventaron por tratar de mantener una buena velocidad en contra del viento. En mi caso me preocupé de mantener mi pulso entre 130-140 BPM sin importar la velocidad, y así fue como a veces iba a menos de 25 km/h pero con el pulso en 140 entonces no trataba de ir más rápido. Esto fue fundamental para mantener energía y piernas para la maratón.

En la zona de “bike special needs” también perdí bastante tiempo, primero porque fui al baño, pero también porque tuve la mala idea de preparar ahí mismo una botella de Weight Gainer cuando debería haberla tenido lista. Me tomé unos 8 minutos ahí.

Finalmente hice poco más de 6 horas y promedio de 30 km/h, bastante más lento de lo que hacía en los entrenamientos y mi tiempo planificado de 5:45 horas.

 

El trote era mi principal preocupación. Tuve dos lesiones importantes en los últimos seis meses, un desgarro en el isquiotibial izquierdo y una bursitis en el glúteo izquierdo, y no pude preparar el volumen necesario para un IM. La distancia máxima que había hecho fueron 21k en la maratón de Viña hace dos meses. Adicionalmente había experimentado mucho dolor en las plantas de los pies luego de los entrenamientos largos. Por eso tome antiinflamatorio y paracetamol tanto en T2 como en ‘run special needs’ y creo que me ayudó bastante porque sentí poco dolor en la maratón.

Hidratación y energía eran mis otras preocupaciones para la maratón. Mi plan de energía estaba basado en 5 porciones de Weight Gainer de 300-500 calorías (1 antes del nado, dos en la bicicleta y dos en el trote) complementadas con algunas barras de energía, gomitas y algo de gel. Sin embargo terminando la bicicleta estuve a punto de vomitar y saliendo de T2 me di cuenta que la cuarta porción de WG no iba a entrar. Dejé entonces la botella y decidí alimentarme con lo que daban en la carrera: Gatorade, Pepsi y plátanos, más gomitas y algo de gel propios.

Respecto de hidratación use principalmente agua y Gatorade entregado en la carrera complementado con 5 pastillas de sal (también una antes del nado, dos en la bici y dos en el trote). No tuve problemas ni de energía ni de hidratación, hice la maratón en 4:16 horas incluyendo tres pasadas “largas” por el baño que en mi caso creo inevitables no importa lo que haya comido.

Por último, respecto de la parte mental, creo que esta carrera por el hecho de tener 3 vueltas tanto en la bicicleta como en la maratón ayuda mucho. La parte más dura fue probablemente en el kilómetro 120 de la bicicleta cuando llevaba algo más de 5 horas de carrera y ya iba cansado, y me di cuenta que aún me quedaban cerca de 7 horas de competencia, me deprimí un poquito. Así qué volví a la estrategia de metas intermedias que me recomendó mucha gente y me enfoqué en terminar cada vuelta de ciclismo y cada vuelta de la maratón.

En particular la segunda mitad de la última vuelta del trote, los últimos 7 kilómetros, fueron muy difíciles y cambié mis metas intermedias por cada kilómetro y fue exactamente en la marca del último kilómetro que me dio un calambre en toda la pierna izquierda que me inmovilizó. Trate de estirar la pierna pero no hubo caso, y decidí seguir trotando con la pierna acalambrada. Así llegue a la meta.

En resumen, terminé la carrera en 11:32 horas, a lo que deberíamos sumar unos 12-15 minutos por los metros de menos en el nado, entonces terminé bien por debajo de las 12 horas que era mi meta original. Feliz!!!

Para terminar quiero agradecer a todas las personas que me han apoyado y con quienes he compartido en este camino, especialmente a todos mis compañeros del BT que sin duda han sido una gran motivación para haberme lanzado a este desafío. Agradecer también a Matias y el equipo de trabajo del BT por crear y mantener este gran grupo. A los coaches David, África e Ian por su constante guía y empuje. A Vitaliy y Olex por su apoyo técnico siempre de primera calidad. Al equipo del 110: Mario, la Cata, Leo e Isidora que me ayudaron a superar las lesiones y a bajar de peso también. Y sobre todo un especial agradecimiento a la Pame que me acompañó en todo este proceso.

Este logro se lo dedico a mis hijos Serena y Bruno para quienes espero sea un buen ejemplo de esfuerzo y superación.

Muchas gracias a todos.

Pato  

 

  • Mitsubishi Motors
  • El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

    Obtener Adobe Flash Player

  • Orca Chile
  • TRI Energy Drink