Bg

Viviendo la carrera más linda del mundo

La idea de este viaje fue ir a vivir la fiesta, luego del viaje frustrado del 2012, preferí perseverar en correr esta carrera, la más importante de las Majors.

El viernes antes de la carrera y luego de ser seleccionado por la organización tuve el honor de portar la bandera de Chile en el desfile de apertura, en medio de delegaciones de más de 80 países, nos tocó desfilar por la alfombra naranja (color de la organización) y al pasar te nombran, y dicen: “Roberto Nuñez, esta es su quinta Maratón, viene a correr el maratón que no pudo correr el 2012” y dan una pequeña reseña del país. La ceremonia termina con fuegos artificiales en Central Park.

El sábado fuimos con otros runners chilenos a trotar por central park, para bajar la ansiedad y recorrer los últimos metros del maratón, trote que fue clave para sacarse de encima el vuelo.

El domingo pudo haber sido un desastre ya que 2 de los buses con chilenos se perdieron y en vez de dejarnos en Staten Island aparecimos en Brooklyn, al otro lado del puente, luego de más de una hora dando vueltas por gestiones de Rafa Silva y de Pablo un corredor que corre con Matías Anguita, el chofer cambio el recorrido y logro meterse en la fila de los buses, quedando a 15 minutos de quedarnos sin maratón, ya que a las 8:00 cerraban el Verrazano Narrows Bridge.

Cuando pasamos el puente, nos relajamos y volvimos a la concentración de la maratón, en el bus íbamos con Rafa, Silvia Diaz y gente de variados teams: Road Runners Chile, Full Runners, Corremundos, Santiago Runners, Matías Anguita, Nike, etc.

Poco tiempo tuvimos al llegar a las carpas pero nos evitamos el frio, así que rápidamente dejamos la ropa y nos fuimos a encajonar, con mi grupo de amigos decíamos: hasta que no estemos encajonados, no estaremos seguros que el maratón va!, de ahí en adelante todo fue una fiesta, la partida con la canción de Frank Sinatra –New York – y el cañonazo de inicio, pasar el puente  y luego por cada uno de los barrios, con su diversidad, fue impagable, música, cheerleaders, gente, mucha gente en cada calle o cada esquina, más de 2 millones de personas alentando.

En la carrera, me fui con ritmo parejo buscando mi objetivo lo cual cumplí hasta kilómetro  24 y luego del Queensboro Bridge, comencé con fuertes molestias en la banda izquierda, traté de seguir con el ritmo pero temí no poder terminar bien por lo que bajé el ritmo hasta sentirme cómodo y pensando en disfrutar la carrera.

La parte final fue dura, especialmente antes de entrar al Central Park, el recorrido por la 5ta avenida se me hizo eterno, sólo al entrar al parque y con el apoyo de la gente que fue como una inyección de oxígeno, pude retomar el ritmo, al llegar a los últimos metros pensaba en mi familia, mis amigos y en las 2 oportunidades que no pude correr, el 2009 por lesión y el 2012 por el huracán, así la tercera fue la vencida, el tiempo: 3:54, no fue la más rápida pero si la más importante.

El maratón fue una fiesta, el clima muy bueno para correr, mucha seguridad pero todo perfectamente organizado, un record de 50.000 finishers y la ciudad que recupera la alegría de tener su evento deportivo más importante nuevamente en plenitud.

Ya es mi quinta maratón con el BT, algo impensado años atrás, por ello mis agradecimientos en especial a Matías y Mauro que siempre están para un bueno consejo o para apoyarte en los entrenamientos.

  • Mitsubishi Motors
  • El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

    Obtener Adobe Flash Player

  • Orca Chile
  • TRI Energy Drink