Bg

SER UN IRONMAN 

Un gran amigo del colegio, al que no veía hace muchos años, me contó en una de esas juntas de curso después de 25 años,  entre cervezas y piscolas que había corrido un Ironman. No lo podía creer, el estaba convertido en otra persona, su relato fue increíble, yo pensaba que eso no era para seres humanos… Tiempo después  me encontré nadando en una piscina, en la pista al lado de un club de triatlón, el Brain Team. Yo buscaba mejorar mi estado físico para seguir corriendo en motos enduro, ya que con mis 96 kilos y 42 años me estaba costando andar rápido en la moto. La Nati su entrenadora me dijo más tarde que yo estaba robando entrenamiento, pues si, la verdad quería nadar como lo hacían esos triatletas y no se si me atrevía, semanas después ella me invitó a unirme al grupo y ahí partí. Mi pequeño secreto se mantenía intacto, quiero correr un Ironman, primero participe en una posta el 2008, quede con gusto a poco, el 2009 me quebré un dedo del pie así que hice solo la natación y la bicicleta de Piedra Roja, luego hice un cuarto el 2010 y dije ya esta!!! Tengo que ir por mi secreto o no voy a llegar. 

Corrí el medio de Piedra Roja 2011pero ya estaba embarcado en este secreto. En alguna parte del camino le pregunte a Matías….tu crees que yo podría correr un Ironman? El me miro con cara de diagnostico reservado y me pregunto la edad como si de eso dependiera si me operaban al corazón o me dejaban morir, luego de segundos que me parecían una eternidad me dijo con tono de medico experto..”todavía alcanzas..” Yo sentí un ungimiento con agua bendita a Barrabases. Intenté que no notara lo que para mi significó esa aprobación y me fui con un carnaval por dentro y sin mostrar importancia por fuera. 

Luego vino la versión de Floripa 2010 en mayo, vi como entrenaba KK, yo me decía, quiero estar ahí, a eso vine aquí y no hubo plazo que no se cumpliera, se abren las inscripciones y sin mediar consecuencias ni autorizaciones me inscribí. 

A los pocos días me encontré dando explicaciones de lo inexplicable: Porque voy a correr un Ironman? Porque tengo una teja corrida…. María mi señora y compañera de mis locuras y la única que me soporta, con el pasar de los entrenamientos se fue dando cuenta en el pastel que me había metido y una vez mas me acompañó hasta el final. 

Me propuse algunas cosas antes de partir, no voy a decir que me falto entrenamiento, voy a llegar no importa lo que ocurra, daré lo mejor de mi en todo el tiempo previo y en la carrera. Así fue, día a día sin importar qué, entrenaba. 

Algunos amigos me bajaron a calidad de conocido, otros ya no me invitaban lo que no me venia mal para entrenar. Mi ansiedad crecía día a día. Casi 2 meses antes de la carrera solo quería estar en la largada y comenzar a vivir ese secreto ya con 86 kilos sentí que mi cuerpo estaba listo. 

Viaje con María y otros compañeros de aventura que hoy más que los 11 nos parecemos a los 33

En Floripa te encuentras con casi 2.000 locos como uno y NO HAY QUE EXPLICAR QUE ES UN IRONMAN A NADIE!!! 

Todo gira en torno a mi secreto, los lugares, la gente, las bicicletas, la comida, la ropa, el aire … 

Luego de los intensos días previos, llega el gran día, levantada a las 4 AM, desayuno suave, concentración y tranquilidad, cosas difíciles de lograr en mi pero hacia lo que podía. 

Llegamos a la zona de transición para ver que todo este bien con las bikes, aun de noche, nos ponemos los trajes y caminamos como rebaño de ovejas sin pastor a la playa. Me meto al mar y trato de soltar mis músculos y dejar que agua entre en mi traje. Comenzando a aclarar me dirijo a la línea de largada donde están todos los locos uniformados, solo hay unos mas locos que yo, son locos profesionales y usan una gorra blanca. 

Veo a lo lejos una boya naranja y me concentro al máximo donde ya no escucho nada hasta que una estruendosa sirena me avisa que el sueño ha comenzado. 

Nado con largas braceadas, tranquilo cuidando mi respiración sintiendo esto es mejor de lo que soñé, recorro rápidamente en mi mente como estarán mis 10 compañeros y sigo nadando cómodo, derrochando alegría, siempre escuchando una voz que me decía guárdate para después. Recibí una que otra patada y seguramente yo pegue alguna también, eso fue empate. 

Terminando la última parte del nado veo que voy con un loco de gorra blanca lo que me hizo sentir que debí haber nadado bien, me pongo de pie al final de la playa y veo en mi reloj 58 min. Corro a la transición y paso bajo el pórtico que indicaba 59  min. No se para que entrene tanto el sacarme el traje rápido si unos personajes te lo sacan como un balazo. Ahora a pedalear, me pongo todo el atuendo de ciclista sin olvidar nada tomo a la flaca y salgo a la calle, cualquiera hubiese dicho que yo soy un ciclista, en eso veo a Coach David pasar y me grita dale Fernández le grito de vuelta y sigo. Aquí trate de buscar mi ritmo cómodo y creí haberlo logrado ya que nuevamente iba sintiendo felicidad a borbotones y disfrutando este secreto en cada pedaleada. En momentos como este en mi vida trato de verbalizar lo que siento para no olvidarlo y en esta oportunidad fue Rodrigo Valenzuela el testigo de mi catarsis. El me pregunta “cuanto llevamos de promedio?” miro el marcador de la flaca y veo 33,5 en el km 110, Rodrigo sabiamente me dice cuídate, yo le respondo que voy muy bien, entero y muy feliz. 

Al rato me dice que penalizaron a un chileno que iba detrás mío que tuviera cuidado, se lo agradezco y nos separamos. 

Baje un poco el ritmo y seguí avanzando, aun muy contento con cada minuto que pasaba de carrera, queriendo que esto no se acabara, hasta que algunos kilómetros mas adelante una brasilera muy fea!! En una moto destartalada me dice algo como “voce detengase” estoy penalizado por ir a menos de 10 mts por 20 segundos, la iba a mandar a la CTM pero me contuve y dije: has lo que tengas que hacer y no me h….me marcó mi número y seguí pedaleando, fue un importante golpe anímico al que me quise sobreponer alcanzando a los que supuestamente iba cerca. Los alcance y los pase pero ya en el Km. 170 comenzaron unos calambres en mis piernas que no supe cuanto durarían, la emoción de llegar a la maratón me tenia al tope. Llego a la zona de transición veo el reloj 5 horas y 28 min.  me bajo de la flaca como un campeón y mis piernas comienzan a encogerse,  comienzo a alongar y los calambres aumentaron…dije chu….como voy a correr 42 km que faltan? Espere los 5 minutos en la sala de las mazmorras tratando de buscar alguna manera de disminuir los calambres pero fue imposible. 

OK me dije, tendré que llevar a este pasajero que nadie lo invito pero ya esta arriba, me cambie, puse primera y salí. Aquí me acordé de los pedaleos detrás de Gatica, de los trotes detrás de Ivars y de las historias de monstruos que contaba Bruno. Todas en el mismo momento. También me di cuenta que no era cansancio era dolor y había venido para quedarse. Salí a correr con una idea fija voy a llegar NO MATTER WHAT!!! Así fue sentí dolor por largas 5 horas pero no deje de sentir que era mi secreto lo que estaba viviendo y estaba feliz por eso. 

Llegue a la meta a las 11horas y 37 minutos con Maria de la mano llorando de emoción, nos dimos un abrazo infinito, la solté y me caí al suelo, me levantaron me abrace con Coach David y me llevaron en camilla… 

Amigos quiero compartir con ustedes mi Ironman, el cambio que hizo en mi ese domingo que ustedes fueron cómplices y testigos.     Hoy siento que soy una persona diferente, mejor, que vencí muchos temores, que derroté las dudas, que pude más que mis dolores. Me demostré que la fuerza interior es mayor a la fuerza física. Que a lo largo del año de entrenamiento no estaba entrenando mi físico sino mi voluntad, no mi puntualidad sino mi perseverancia, no perdía tiempo, lo ganaba.  Hoy me siento mas humano, mejor ser humano. Ustedes son parte de este cambio, de ese descubrimiento que hice en mi.  

Amigos, gracias de verdad

Alejandro Fernandez

Ironman

  • Mitsubishi Motors
  • El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

    Obtener Adobe Flash Player

  • Orca Chile
  • TRI Energy Drink